Inyección química

FLUXUS ayuda a controlar el gas amargo

Una de las principales compañías petroleras estadounidenses utiliza los sistemas de medición ultrasónica de los flujos FLUXUS ADM7907 y ADM8027 para sus sitios de exploración de gas. Los flujos bajos pulsantes en los líquidos de alta presión en tuberías espesas de gran diámetro (cédula 160) representaban el desafío principal para los flujómetros FLUXUS.

A causa del alto contenido de gas amargo, resulta fundamental un control continuo de la tasa de inyección de etilamina en los tubos ascendentes, para evitar la cristalización del azufre. El gas extraído luego se deshidrata en torres de absorción usando glicol trietileno. Una medición precisa del flujo es importante para mantener el caudal volumétrico de glicol en la relación correcta con respecto al caudal volumétrico del gas.

El FLUXUS ADM7907, un ordenador para flujo montado en armario con transductores clamp-on ha sido la respuesta que la empresa estaba buscando. Gracias a sus dos canales, el transductor puede medir contemporáneamente tanto el flujo de etilamina, como el flujo de glicol.

Hasta la fecha, la empresa ha instalado más de 100 sistemas de flujo FLEXIM, incluyendo el FLUXUS ADM8027 para aplicaciones en áreas peligrosas, que han permitido ocho años de servicio sin interrupciones.

FLUXUS permite enfrentar los siguientes desafíos

  • Ninguna obstrucción, gracia a la fijación clamp-on
  • Caudales muy bajos y pulsantes, 0.01 m/s
  • Resistencia a los picos de presión
  • Ningún requisito NACE gracias a la falta de contacto directo con el gas amargo

Dispositivos relacionados