Medición de los fluidos de contraflujo de los pozos

El fluido de fracturación que regresa durante el contraflujo es una mezcla de sustancias químicas, agua, arena, sal, gas y petróleo.
Las directivas EPA requieren que los operadores capturen y monitoreen la mayor cantidad posible de los líquidos de contraflujo para proteger el medioambiente. Después del proceso de agitación (para remover la mayor cantidad posible de agentes sólidos) se requiere la recolección de los líquidos que tienen que arrastrarse o separarse.
Como la fase de premezcla, la medición de los fluidos de contraflujo requiere un instrumento no intrusivo, ya que los sistemas de medición en húmedo enfrentan un alto nivel de desgaste y consumo, a causa del medio abrasivo y corrosivo presente en el interior de la tubería.
El mismo instrumento utilizado en la fase de premezcla se utiliza para medir el contraflujo más exigente procedente del pozo.

Ventajas

  • Medición del caudal no intrusiva, libre de preocupaciones por la corrosión y la abrasión
  • Intervenciones de mantenimiento y recalibración no necesarias
  • Estabilidad del punto cero del fluido – ninguna deriva para una medición precisa cada vez y con el pasar del tiempo