Deshidratación del gas

La humedad es la causa de la formación de hidratos y de la corrosión.

Por lo tanto, el gas extraído tiene que ser secado para cumplir los requisitos del mercado de las tuberías. El procedimiento de deshidratación prevé fases de proceso mecánicas y termodinámicas, donde el FLUXUS G se utiliza para medir el flujo del gas y el FLUXUS F se usa para medir la cantidad de agua removida.

La fase final de la deshidratación típicamente se realiza en torres de absorción, donde la humedad restante se captura a través de sustancias químicas altamente higroscópicas, por ejemplo glicoles. FLUXUS además ofrece la solución ideal para la medición de los flujos tanto de gases como de líquidos. La bombas de glicol pueden tener malfuncionamientos a causa de la corrosión del glicol, o bien las líneas del glicol pueden obstruirse. FLUXUS F monitorea de forma confiable el funcionamiento de las bombas del glicol y, por lo tanto, ayuda a prevenir las pérdidas operativas.

La Agencia Estadounidense de Protección Medioambiental (EPA) estima que 17 BCF (~ 500 mil. m³)de metano se pierden cada año por la ineficiencia de las bombas durante la deshidratación: Las emisiones de metano son directamente proporcionales a la sobrecirculación de glicol. Midiendo la concentración y el caudal del glicol circulante con la tecnología no intrusiva de FLEXIM, estas pérdidas de metano pueden minimizarse.

Ejemplo de aplicación en una estructura de almacenamiento de gas natural

En cada estructura de perforación de gas natural, se encuentra una planta de deshidratación del gas, que separa el gas extraído de la condensación y del agua del depósito. Esta tarea se realiza por separación física del agua mediante reducción de la presión, y también usando el glicol para la deshidratación:

El glicol trietilénico (TEG), una sustancia fuertemente higroscópica, se rocía en el interior del flujo de gas y absorbe el agua residual. Después de eso, el agua se destila y el glicol se vuelve a introducir en el ciclo.
En estas estructuras de producción, el sistema de medición ultrasónica FLUXUS ADM 7907 se utiliza para la medición del flujo de TEG a una presión muy alta, entre 200 y 300 bar.

La medición de flujo clamp-on no depende de la presión del proceso. Los transductores ultrasónicos se enganchan simplemente en la tubería y no entran en contacto con el medio tóxico. Para la instalación no se necesita cortar o derivar la tubería; por lo tanto, se evitan todas las causas potenciales de pérdidas.

FLUXUS supera los siguientes desafíos

  • Medición fiable no invasiva - ningún riesgo de pérdidas
  • Sin desgaste, resistencia a la condensación
  • Ningún coste extra para adaptarse a las altas presiones del proceso

Dispositivos relacionados