Medición del flujo de los gases inertes

El nitrógeno es necesario en muchos procesos de producción en la industria química y farmacéutica, y se usa principalmente como gas protector, para prevenir la formación de atmósferas explosivas, como cuando se manipulan productos polvorientos o disolventes.

En una planta farmacéutica en Alemania suroccidental, el nitrógeno se suministra centralmente como aire comprimido. Dos depósitos llenados con nitrógeno líquido aseguran un suministro continuo y el gas expandido se alimenta en un sistema de tuberías, de donde los grupos de consumo toman las cantidades requeridas de gas.

Mientras que las cantidades que se alimentan se registran utilizando instrumentos de ruedas dentadas, hasta ahora no existía ninguna medición para los consumos. Por lo tanto, cuando se ha construido la nueva planta, los operadores han querido la posibilidad de registrar los caudales de consumo para determinar la demanda real, para evaluar los potenciales de ahorro y para obtener datos empíricos, con el fin de constituir las bases para planes de expansión futuros.

Como las aplicaciones farmacéuticas requieren la mayor limpieza, el nitrógeno que se alimenta en el sistema de anillo tiene el máximo nivel de calidad – 5.0, correspondiente a una pureza de 99,999%. Por lo tanto, hay que prevenir a todas costas cualquier posible contaminación. Si la tubería tiene que abrirse para cualquier intervención, eso implica una parada prolongada de la producción en todos los sistemas conectados.

Entonces los técnicos encargados estaban buscando específicamente un método de medición clamp-on no intrusivo para la realización de las mediciones de consumo. La medición del flujo ultrasónica clamp on con el flujómetro para gas FLUXUS G ha demostrado ser la solución ideal. Como los transductores clamp-on se montan simplemente en el exterior de la tubería, no existe ningún riesgo de contaminación y las modificaciones realizadas en el punto de medición no tienen ninguna consecuencia en el proceso de producción. Ahora los varios grupos de consumo, que se alimentan a través de 6 líneas presentes en el edificio, pueden medirse exitosamente utilizando la tecnología clamp-on.

Otro efecto colateral positivo de las mediciones de los flujos es la simple determinación de las posibles pérdidas: el nitrógeno es un gas sin olor. Ésta es la razón por la cual las pérdidas pequeñas en la red normalmente quedan desapercibidas. Ahora si se mide un caudal en una línea en que no hay consumo de nitrógeno y el sistema se encuentra en modalidad operativa, se ha detectado definitivamente una pérdida.

Ventajas

  • Medición de flujo de gases fiable y no intrusiva, para un registro preciso de los grupos de consumo individuales
  • Ninguna parada de la planta para la instalación o reacondicionamiento extensivos consiguientes de la misma planta
  • Registro simple y gradual de todos los grupos de consumo con un único sistema de medición clamp-on
  • Determinación de las posibles pérdidas

Dispositivos relacionados