Medición de flujo sustituyendo un MID

De las nueve obras hidráulicas de Berliner Wasserbetriebe, la estructura de Tegel es la más vieja. El agua potable ha sido bombeada desde las orillas occidentales del Lago Tegel desde el año 1877. Actualmente, la planta bombea un volumen total de hasta m³ de agua potable cada día, usando 116 pozos verticales y un pozo horizontal de filtrado.

El agua no tratada se bombea en las obras hidráulicas usando ocho bombas eléctricas, a una profundidad variable entre 30 y 60 metros. Luego es aireada en torres de atomización y sucesivamente se filtra para producir agua limpia. El agua se alimenta desde enormes contenedores de agua purificada en el sistema del agua potable, a través de varios colectores de distribución, donde se mide la cantidad de agua potable que fluye en el interior. Para esta tarea anteriormente se utilizaban caudalímetros magnético-inductivos.
Sin embargo, tres puntos de medición se tuvieron que reparar a causa del desgaste y del consumo. La sustitución de los caudalímetros magnético-inductivos con caudalímetros nuevos habría comportado una gran inversión para su adquisición, y además intervenciones caras en las tuberías con los retrasos consiguientes, el drenaje de las secciones de tuberías y el largo llenado de estas secciones para la reanudación del servicio.

El simple enganchamiento de la tecnología ultrasónica camp-on en los puntos de medición ha demostrado ser una alternativa superior. Los caudalímetros FLUXUS son significativamente más económicos que los caudalímetros magnético-inductivos en estas dimensiones nominales (DNI400), la colocación puede realizarse con el sistema en servicio y no se requiere ninguna intervención técnica bajo tierra. Los transductores ultrasónicos clamp-on se enganchan simplemente en el exterior de las tuberías y miden el caudal en un modo no invasivo y, por lo tanto, prácticamente sin desgaste. FLUXUS se ha ganado el liderazgo si se compara directamente con otros caudalímetros ultrasónicos, gracias a sus increíbles prestaciones.

A pesar de la cobertura externa y del revestimiento interno de las tuberías de acero y de fundición, FLUXUS produce una señal de medición excelente. FLUXUS sustituye los caudalímetros magnético-inductivos existentes sólo en su servicio, pero no físicamente: el dispositivo desgastado no tiene que desmantelarse cuando se configura el punto de medición no-intrusivo.

Ventajas

  • Fiable, prácticamente libre de desgaste, medición libre de mantenimiento
  • Higiene absoluta: no hay contacto directo entre el sistema de medición y el medio
  • Económicamente conveniente con respecto a la medición de caudal magnético-inductiva
  • Ninguna intervención técnica bajo tierra y ninguna intervención en las tuberías para la implementación de los puntos de medición del caudal
  • Instalación con el sistema en servicio
  • Señal de medición muy buena a pesar de los revestimientos internos y de las coberturas externas de las tuberías